Águilas celebra su pase a la Final luego de derrotar 1-0 a Caribes de Anzoátegui

Se acabó la espera. La afición de las Águilas del Zulia dio una soberana muestra de apoyo en su nido para presenciar como su equipo lograba el pase a la final de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional por primera vez en 17 años.

 

Con una contundente cátedra de pitcheo, el equipo rapaz venció por la vía del blanqueo, y por la mínima diferencia, a Caribes de Anzoátegui en el quinto juego de la serie semifinal para conseguir el boleto a su primera instancia decisiva desde la campaña 1999-2000.

 

Una zafra después de terminar con el peor récord del campeonato, el Zulia logró ser uno de los equipos que batallarán por el trofeo que lleva el nombre de Lilia Silva de Machado, quien fue la fundadora de Ahora los marabinos se enfrentarán a los Cardenales de Lara, que también despacharon a los Tiburones de La Guaira en cinco juegos. Ambos equipos reeditarán el Clásico de Enero de 1984, el único antecedente de una final occidental en el circuito.

“Esto es un sentimiento indescriptible. Luego de lo que pasamos hace un año hoy estamos aquí celebrando el fruto de mucho trabajo, de muchas discusiones que nos permitieron armar un equipo de mucho talento”, indicó Luis Amaro, gerente general de las Águilas, quien festejó su cumpleaños con el boleto a la fiesta final.

 

El zurdo Carlos Hernández tomó el lugar en la rotación de Wilfredo Boscán para ser el factor determinante en el quinto desafío de la serie. El estadounidense lanzó siete entradas inmaculadas para encaminar a los suyos a una barrida en los tres encuentros disputados en el Estadio Luis Aparicio “El Grande”, que lució su mejor marco en años, con más de 20 mil fanáticos en las tribunas.

 

Con sus 88 envíos, Hernández maniató por completo a la recia toletería de la tribu.

 

“Hay que darle mucho crédito a la defensiva. Me sentía muy seguro sobre la lomita y ellos me facilitaron el trabajo. Fue un gran logro para todos y estoy muy orgulloso por lo que hemos conseguido”.

 

Una sola anotación le bastó a las Águilas para marcar diferencia en el juego más importante de la campaña. En el segundo episodio el dominicano Jordany Valdespin remolcó la única anotación ejecutando de manera perfecta un squeeze play que sirvió para que José Pirela pisara el home.

 

“Siempre confié en mis muchachos. Somos un equipo que batallamos hasta el final, que le sacamos provecho a cada detalle del juego, que buscamos la manera de ganar desde que pisamos el terreno”, comentó Lipso Nava, manager de los rapaces.

 

“Aún no hemos conseguido la meta, nos faltan cuatro juegos más. Sabemos que estamos preparados para afrontar lo que viene con mucha energía y con mucho optimismo”, agregó el estratega.

 

Fuente: LVBP

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *