Australiano Caleb Ewan gana VII etapa del Giro con foto incluida

Caleb Ewan se impuso con mucha autoridad en la séptima etapa del Giro de Italia que este viernes viajaba desde Castrovillari hasta Alberobello. El joven australiano, conocido como el ‘cohete de bolsillo’, logró la primera victoria de su carrera en la gran ronda italiana en un día donde el luxemburgués Bob Jungels retuvo sin problemas la ‘maglia’ rosa de líder.

Fueron 224 kilómetros de etapa, de los cuales merecieron la pena 223. La ronda italiana sigue provocando el bostezo generalizado tras una nueva jornada que invitaba a la siesta. Recorrido llano, muy llano, y escapada totalmente controlada por el pelotón, la fórmula del aburrimiento para el espectador. Los corredores, que siempre insisten en que no hay etapas de transición, hoy tendrán pocos argumentos. Sólo el desenlace en la bonita localidad de Alberobello animó la contienda.

Prometieron que sería un final muy nervioso, muy técnico, y no mintieron. La carretera se estrechó como si de una clásica belga se tratara, el terreno picaba ligeramente para arriba y las curvas parecían gritar ‘cuidado con las caídas’. En ese tipo de finales, el menudo Caleb Ewan, apodado ‘The Pocket Rocket’ (‘Cohete de bolsillo’) por su baja estatura, se desenvuelve como pez en el agua. Bien lanzado por su equipo, el que fuera conocido en sus inicios como ‘kamikaze’ por su loca forma de esprintar, se impuso con mucha autoridad, aunque con muy poca diferencia.

Gaviria, que fuer cerrado por Selig, del Bora, a punto estuvo de lograr el triplete, mientras que Sam Bennett, totalmente recuperado de la enfermedad de los primeros días, tuvo que conformarse con la tercera plaza pese a ceder sólo media rueda con Ewan. Los tres en un puño en el esprint más emocionante en lo que llevamos de Giro, donde siguen estrenándose corredores: Pöstlberger, Gaviria, Dillier y ahora Ewan, que logra su segundo triunfo en una grande tras el conseguido en la Vuelta a España de 2015, cuando se impuso en la ‘volata’ de Alcalá de Guadaíra.

La ronda italiana, que por primera vez en su historia no canta la victoria de uno de los suyos en la primera semana de carrera, viajará mañana desde Molfetta hasta Peschici, en el sur del país, en una etapa con algo más de desnivel y otro final nervioso previo a la gran montaña del domingo, con el segundo final en alto de esta edición, la del temible Blockhaus. Ahí será donde Bob Jungels tendrá la difícil misión de defender su liderato de la general.

Clasificación de la VII

 

Clasificación General

 

Fuente e Imágenes: marca

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *