Balbino fue el bambino para Caribes en primer triunfo de Venezuela en Serie del Caribe

Balbino Fuenmayor no podía recordar una jornada como la del sábado por la tarde en un partido tan importante para su club. “En Ligas Menores, tal vez”, atinó a decir, después de sacudir par de cuadrangulares y remolcar cinco carreras, en la paliza de Caribes de Anzoátegui, 15-4, contra Águilas Cibaeñas, en el Estadio Panamericano.

Fue un día de marcas para el inicialista de los orientales, pero prefirió restarle importancia a su actuación individual.

“Estamos muy contentos por la victoria porque queremos darle esa alegría al país”, señaló tras convertirse en apenas el segundo venezolano en conectar de 5-5, en un juego de nueve innings en la Serie del Caribe y apenas en el séptimo pelotero en la historia de la competición, de acuerdo con Quality Sports.

El otro criollo fue Pompeyo Davalillo, el 9 de febrero de 1957 en un triunfo de Leones del Caracas ante Indios de Mayagüez, en el Estadio del Cerro en La Habana. Además, Fuenmayor se quedó a un triple de batear la escalera e inscribió su nombre entre los siete jugadores de equipos de la Liga Venezolana de Beisbol Profesional con dos jonrones en un desafío del Clásico Caribeño.



“Es un momento especial para mí porque estamos representando a Venezuela, pero esto es un equipo. Caribes nunca se rinde y siempre viene de atrás, con mucha química”, destacó el recio bateador derecho.

El primer estacazo de Fuenmayor fue como primer bateador del segundo inning, ante un envío en recta del zurdo Raúl Valdés. La rayita le dio una ventaja a Caribes que nunca más perdió y marcó el sino que tendría el partido.

La alineación indígena produjo 20 imparables, incluidos otros dos jonrones de René Reyes y Rafael Ortega. Su último desafío con un despliegue desde el plato similar, se remontaba al 19 de diciembre, cuando apabullaron al Caracas 15-5, con dos decenas de incogibles. Caribes apenas ligó para .215 en la Serie Final, el promedio más bajo para un equipo en una instancia decisiva desde 1998, y piso el plato 19 veces en seis partidos, antes de coronarse contra Cardenales de Lara.

“Pudimos despertar y ser el equipo ofensivo de siempre, después de las dificultades para llegar a México y luego perder el primer partido en Guadalajara. Esperamos que este juego nos ayude a tomar el ritmo y poder seguir anotando carreras”, señaló el manager Omar López.

Fuenmayor volvió a sacar la bola, con un corredor en circulación, en el tercero, y remolcó otras dos con doble en el quinto, para alejar el partido 6-3. Su quinto incogible fue un sencillo, en el octavo.

El derecho Freddy García se fue sin decisión, tras ser castigado con tres anotaciones en el quinto, dos de ellas cortesía de un vuelacercas de Héctor Gómez. Después los relevistas lograron detener a los toleteros de Quisqueya.

“Freddy lanzó 4.2 entradas sólidas, sólo que en el quinto la ofensiva de República Dominicana hizo ajustes, dejó de hacer swing fuerte y empezó a hacer swings más cortos y en la tercera ronda del lineup empezaron a descifrar a Freddy”, analizó López. “Entonces acudí al bullpen. César Jiménez (ganador del juego) no estuvo consistente con su comando, quizás lo afectó el descanso, pero hizo los pitcheos importantes. Luego Carlos Navas logró hacer un gran trabajo cuando el juego estaba cerca y detuvo el momento de los dominicanos”.


Anzoátegui fabricó un racimo de cinco en el noveno para asestar el golpe definitivo, con dobles impulsores de Willians Astudillo y Alexi Amarista, además de un sencillo de César Valera.

“Tenemos que reagruparnos. No lanzamos como esperábamos. Venimos de jugar en un estadio a nivel del mar y este parque es algo nuevo para nosotros”, se lamentó el piloto dominicano Lino Rivera. 

Por primera vez en la historia cuatro equipos diferentes de República Dominicana pierden 11 juegos seguidos, para colocarse a uno de igualar el récord de un país en la Serie del Caribe, luego de encajar la peor paliza en los últimos 23 años del evento para un club de la isla.

“Estos muchachos saben ganar. Así fue en la temporada regular, respondimos en los momentos difíciles. Esto es solo un partido. Quien nos siguió sabe que nuestro pitcheo es mucho mejor que lo demostrado hoy”, advirtió Rivera.

El récord de más derrotas consecutivas pertenece a Puerto Rico con 12, entre 2003 y 2005. La racha de Quisqueya se inició el 6 de febrero de 2014. Tres de esos descalabros fueron a manos de conjuntos venezolanos.

Caribes evitó colocar su récord en 0-2 y volvió a la carrera por el título del Caribe. La Tribu no pierde dos encuentros seguidos desde el 9 de diciembre, cuando fue barrida en una doble tanda contra Lara. Desde entonces suma 21 victorias en 26 encuentros.

“Ayer al finalizar el juego le di las gracias a los muchachos por demostrar lo que eran como equipo, después de lo que vivimos para llegar a Guadalajara. Porque me han enseñado que se pueden levantar después de un golpe bajo durante toda la temporada. Perdimos contra Cuba y nos levantamos. Esto para nosotros es rutina. Salimos a jugar hoy con el alma”, enfatizó López.

Para Fuenmayor lo vivido en la 2017-2018, tiene similitudes con su carrera, llena de obstáculos que ha ido superando, aunque celebre su éxito reciente sin estridencias.

“He pasado por momentos malos, me han dejado en libertad varias organizaciones y sin embargo, de la mano de mi familia, me he levantado y no pierdo las esperanzas de llegar a las Mayores”, dijo el inicialista.

Un triunfo más colocaría a Caribes en una buena posición para acceder a las semifinales.

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *