Barcelona saca una manito y se lleva la copa del Rey

Todavía tocados en el orgullo por la dolorosa eliminación de Roma, los jugadores del Barça salieron a por la Copa desde el inicio y no dieron ninguna opción al Sevilla en el Wanda Metropolitano. A excepción de Cillessen, el portero de la Copa, Valverde apostó por su mejor once. Tras descansar en Vigo, los Messi, Iniesta, Busquets, Piqué y compañía ofrecieron su mejor versión para atropellar literalmente al Sevilla los 90 minutos de partido.

Dos goles de Suárez, uno de Messi, otro de Iniesta y uno de Coutinho valieron para que el Barça se llevara su cuarta Copa del Rey de forma consecutiva y le ofreciera un nuevo título al capitán Iniesta -el 31-, que se marchó ovacionado por todo el estadio -culés y sevillistas- en el minuto 87 de partido.



Iniesta, extramotivado por disputar su última final con el Barça, hizo lo que quiso con el balón y pronto se ganó que los 23.000 culés corearan su nombre después de varios detalles de calidad, como una conducción espectacular o un recorte de tacón.

Después de un primer aviso tras una falta directa de Messi que obligó a David Soria a despejar a córner, llegó el primer gol del Barça que fabricó ¡¡¡Cillessen!!!., Sí,sí, de los pies del portero holandés nació el 0-1. Cillessen, con un potente disparo, sacó en largo un balón que recogió casi en el área del Sevilla Coutinho, que tras internarse en el área picó el balón sobre David Soria y Mercado para que Suárez acabara poniendo en ventaja al Barça en el marcador en el minuto 14.


Iniesta marcando la despedida con un final feliz

Que el Barça había sido amo y señor del primer cuarto del partido no solo lo demostraba el marcador, sino la abrumadora posesión azulgrana, que fue del 66%, frente al 34% sevillista. Pero no satisfechos con ello, los jugadores de Valverde siguieron con el mismo ímpetu buscando la portería contraria. Los de Montella, por contra, únicamente encontraban en las internadas de Navas la única forma de tratar de acercarse al marco defendido por Cillessen, pero no les alcanzaba ante el vendaval de juego azulgrana.

Antes del 0-2, Iniesta avisaría con un disparo desde fuera del área que acabaría estrellándose en el larguero después de impactar en Messi. Precisamente Leo fue el encargado de anotar el 0-2 a los 31 minutos y tras una jugada ‘made in La Masia’. Iniesta, desde tres cuartos de campo, abrió para Alba y éste, ayudándose de un rebote con el pie de Navas, acabó dando un paso de tacón atrás que Messi lo aprovechó para fusilar a David Soria. Apenas se llevaba un tercio de partido y se intuía que el Barça no se conformaba con el 0-2 y que al Sevilla se le iba a hacer muy largo el encuentro.


Suarez hace el doblete por jugada en conjunto

El 0-3 fue otra jugada para enmarcar. A cinco minutos del descanso, una nueva triangulación, también iniciada por Iniesta, acabó en el segundo gol de la noche de Suárez. El uruguayo recibió de Iniesta, abrió para Messi y éste se le devolvió el balón dentro del área para que definiera a la perfección tras colarse entre los dos centrales sevillistas.

Iniesta se despide a lo grande

Andrés Iniesta quiso redondear su espectacular partido con un gol, así que decidió aliarse de nuevo con Suárez y Messi. El uruguayo, muy intenso, recuperó un balón en tres cuartos de campo para cedérselo al capitán, quien tras combinar con Messi, se coló dentro del área del Sevilla y, tras dejar sentado a su portero con un recorte, definió para firmar el 0-4. Solo habían pasado siete minutos desde la reanudación.


Iniesta no se perdería el festín y marcó el 0-4

Montella, que en el descanso había dado entrada a Sandro por Correa, veía como su barco tenía fugas de agua por todas partes y era incapaz de frenar la tormenta del Barça, que parecía no haber saciado aún su hambre.

De hecho, salvo un remate de Sandro en el minuto 64, que Cillessen detuvo con el muslo, el Sevilla no pisó más el área del Barça. El 0-5 llegó doble. Primero Coutinho consiguió marcar de jugada tras recibir de Luis Suárez, pero el Gil Manzano decidió anular la ley básica del fútbol -penalti, gol es gol- y optó por señalar las manos de Lenglet dentro del área.


Coutiño marca el 0-5 desde el punto penal

Aun así, Coutinho, que recibió el balón para que fuera él encargado de lanzarlo, tampoco falló desde los 11 metros y puso la manita a una final que pasará a la historia por la ovación que recibió Andrés Iniesta de todo el estadio en su última final como azulgrana, tras ser sustituido por Denis Suárez en el minuto 87. El capitán alzó su título 31 y el próximo domingo, en Riazor, puede cerrar su etapa en el Barça con el 32 consumando el doblete con otra Liga.

Fuente: mundodeportivo

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *