Cardenales exhibió su fuerza para tomar ventaja en la Final

El Estadio Alfonso “Chico” Carrasquel, escenario epónimo de la primera superestrella del beisbol venezolano, es conocido por ser el hogar de Caribes de Anzoátegui y la plaza predilecta en el país por los bateadores para hacer gala de su poder. A Cardenales de Lara solo le importó este último detalle para venir de atrás y derrotar en entradas extras, 8-3, a los aborígenes, en el tercer juego de la Serie Final y tomar ventaja en la disputa por el preciado anillo de campeón.


Grand Slam de Montero

Alex Romero recibió un pelotazo de Carlos Navas con las bases llenas, luego de dos outs en el décimo episodio, para darle la ventaja al conjunto alado en la pizarra, y acto seguido Jesús Montero colocó la daga definitiva en el resultado con un grand slam.

Fue la primera derrota de la Tribu en casa, donde tenía récord perfecto de 6-0 en la postemporada y una cadena de 12 victorias desde el 16 de diciembre.

“Nunca nos dimos por vencidos. Alex Romero tomó un buen turno y después llegué preparado para el slider que me iba a lanzar Navas, lo conecté muy bien”, dijo Montero, luego del último out a la televisora IVC Networks, en una noche en la que bateó tres imparables como séptimo en el orden al bate, una medida del manager José Moreno para que retomara su ritmo con el madero.

Romero, por su parte, mencionó el momento clave de la jornada con el golpe que recibió en el codo derecho. Cardenales había puesto tres corredores en circulación sin outs, pero un rodado de Henry Urrutia a segunda base con el cuadro cerrado que forzó el out en el plato y un elevado corto al jardín central de Carlos Rivero, estuvieron a punto de dejar sin efecto la amenaza visitante.

“Con dos strikes en la cuenta traté de sentarme en el plato para recortar mi swing. No hubo intención de mi parte de agarrar el pelotazo, simplemente intenté cerrarme para poner la bola en juego”, detalló el zuliano, quien se fue de 4-1 y batea .364 en los tres primeros choques de la serie.

Hasta el octavo inning la historia no se escribía distinta a la de los dos primeros duelos: Pitcheo certero, encuentro cerrado, guiado por los detalles. Caribes estaba arriba 3-0, gracias a una soberbia exhibición del abridor Logan Darnell, pero todo dio un giro inesperado. Jecksson Flores tomó un turno como emergente en lugar de Gustavo Molina, con un jonrón acabó con la blanqueada y encendió la herramienta crepuscular perdida a lo largo de la postemporada.


Jonron de Rangel Ravelo para empatar el encuentro

Elvis Escobar siguió la tónica de forma inmediata a Flores con otro vuelacerca, el primero de la campaña para él, que terminó con la actuación del siniestro Darnell en el octavo, sin que siquiera pudiera sacar un out. Liarvis Breto entró a calmar las aguas de forma momentánea en Puerto La Cruz, al dominar a Ildemaro Vargas y Juniel Querecuto, antes de ceder la bola a Maickol Guaipe, quién aceptó la dantesca conexión de Rangel Ravelo que reseteó la noche. Antes de ese ataque, Cardenales apenas sumaba dos jonrones en la postemporada, mientras que en la eliminatoria sólo sacó 31 pelotas, la tercera cifra más baja del torneo.

Tanto Darnell como Raúl Rivero, se enfrascaron en un buen duelo durante la primera mitad del juego. El iniciador de los larenses trabajó por espacio de 5.2 capítulos, en los que permitió par de carreras y batazo de vuelta entera del experimentado René Reyes en el primer tramo.

Rivero salió del juego justo después de otorgar boleto a Reyes en el sexto, a pesar de haber retirado a 14 de los últimos 17 rivales que enfrentó sin permitir hits. Jesús Sánchez tomó su lugar en el montículo y, al primer pitcheo, recibió un enorme cuadrangular de Balbino Fuenmayor por todo el jardín central, de más de 400 pies de distancia.

Faustino de Los Santos fue el ganador luego de actuar durante dos innings con trío de ponches. Víctor Capellán cargó con la derrota al no haber podido sacar ningún out en el décimo, con par de carreras limpias a su cuenta.

La última vez Anzoátegui perdió en el Chico Carrasquel fue, precisamente, contra los crepusculares en una doble tanda realizada el 9 de diciembre.

Fuente: LVBP

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *