Cleveland gana el tercero en Chicago y se pone a un paso de la SM

Cleveland apaleó a Chicago 7-2 y se colocó a un triunfo de conseguir la corona del clásico de octubre por tercera vez en su historia y primera desde 1948.

Una vez más, Joe Maddon tomó decisiones polémicas, desde la misma confección de la alineación, al presentar en el jardín derecho al mediocre Jason Heyward, un día después que el cubano Jorge Soler había despertado de su mala racha y aportado dos de los únicos cuatro hits de los Cachorros en el juego que perdieron 1-0 el viernes.

Y aunque Heyward consiguió dos hits (uno de ellos regalado por el anotador, pues debió ser error del torpedero Francisco Lindor), ponerlo por delante de Soler parece responder más a razones económicas que a lógicas del juego, porque 184 millones no se le pagan a un hombre por estar en la banca, por malo que sea.

Parecía que los Cachorros de Chicago aprovecharían el poco descanso del derecho Corey Kluber para tratar de empatar la Serie Mundial.

En un abrir y cerrar de ojos le anotaron una carrera en el primer inning por doblete de Dexter Fowler y cañonazo remolcador de Anthony Rizzo, pero con la misma velocidad que atacaron los Cachorros, ripostaron los Indios de Cleveland, para tomar una ventaja que no perdieron nunca más durante el resto del partido.

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *