James-Isco Bayer-Real hoy es la primera batalla por el mediocampo

Llegaron al Real Madrid casi al mismo tiempo. Durante tres largos años, libraron una dura pugna por un hueco en un once el que sólo había sitio para uno. Esta noche coincidirán los dos sobre el terreno de juego. Pero lo harán defendiendo camisetas distintas.

Isco y James, James e Isco, librarán en el Allianz Arena un capítulo más de una rivalidad antigua. Ambos se enfrentaron por un lugar en la alineación titular del Madrid, primero con Carlo Ancelotti, luego con Rafa Benítez y por último con Zinedine Zidane. Ese duelo se saldó con el triunfo del español, escenificado en Cardiff 2017. James tuvo que hacer las maletas y emigrar, aunque el destino no le ha deparado una mala plaza. Nada menos que el Bayern, uno de los pocos equipos en los que puede mirar de frente al Real.



Las carreras de Isco y James en el Madrid presentan ciertos paralelismos. Los dos llegaron al club (en 2013 el primero, un año después el segundo) despertando una gran expectación. Isco era el líder de una sub 21 deliciosa;James la rompió literalmente en el Mundial de Brasil.

Pero ninguno de los dos lo tuvo fácil. Ambos se toparon con el mismo problema: la BBC. Un tridente innegociable para Ancelotti, primero, y para Zidane, hasta no hace mucho, que junto a los intocables Kroos y Modric apenas dejaba una plaza libre en el equipo. James planteó batalla, sobre todo en el primer año. Rozó el medio centenar de partidos, adornados con una buena dosis de goles y asistencias (17 y 18, respectivamente). En ese momento, el colombiano parecía por delante de Isco. Era, además, la apuesta políticamente correcta a nivel institucional: 80 millones de euros tenían la culpa.

Isco no se arruga

Pese a todo, el internacional español le aguantó el pulso. Pasó de esa cincuentena de partidos también en la 14-15 (su primer curso juntos), aunque con números algo más discretos.



Un factor contribuyó a desnivelar poco a poco la balanza en favor del malagueño. James sufría problemas musculares con cierta frecuencia. Casi nunca de mucha gravedad, pero sí lo suficiente como para perder el paso en favor del malagueño, un futbolista que parece inmune a los problemas físicos. Pese a todo, ninguno de ellos acabó de imponerse. Tampoco con la llegada al club de Rafa Benítez. El técnico madrileño tenía otra idea para el centro del campo. Su hombre era Casemiro.

 

Fuente: marca

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *