La Champions, ganarla o nada para el Real Madrid este año

Zidane y sus futbolistas evitan hablar de final, pero la realidad es que el club se juega todo el año ante el PSG.

Ni las paredes de los vestuarios de Valdebebas se han empapelado con portadas de periódicos ni por el grupo de whatsapp de los jugadores circulan los audios de las tertulias radiofónicas deportivas de los dos últimos meses. El fútbol moderno, más artificial que ningún otro, no entiende demasiado de revanchas. El orgullo de los jugadores sigue latente, eso es eterno, pero el futbolista de hoy necesita pocos argumentos extras para motivarse en situaciones de máxima exigencia. Por eso, el Real Madrid afronta su eliminatoria contra el PSG sin una presión especial, a pesar de que la temporada depende de lo que depare este doble enfrentamiento contra los parisinos.

“No es una final ni hay una presión en particular. Es un partido de Champions, nada más, y estoy muy contento de poder jugar este tipo de partidos. Voy a disfrutar como siempre he hecho. Lo que tenemos que hacer es jugar bien al fútbol. Si juegas bien, con el equipo que tenemos podemos tener muchas posibilidades. El resto no me interesa. No pienso en lo que puede suceder en el futuro”, explicava ayer Zidane en la sala de prensa de Valdebebas.

En los partidos de trazo grueso, el técnico blanco ahonda aún más en su eterno optimismo y saca su mejor sonrisa. Da igual si el equipo está cerca de ganarlo todo o de llevarse un batacazo de tronío. Así es Zizou, un entrenador sabedor del privilegio de profesión y vida que tiene y como tal así los transmite.

“No vamos a cambiar lo que pueda opinar la gente de nosotros. Intento trabajar al máximo y disfrutar con lo que hago, porque es mi pasión, pero no tengo que demostrar nada. Me interesa hacer un gran partido y no lo que se pueda decir sobre mí o sobre el equipo”.

Seguir vivos o la nada

Zidane dice lo que tiene que decir, no solo por ese intangible de darle normalidad a un partido que no tiene nada de rutinario, sino porque además lo cree. Pero la realidad es que su equipo fue eliminado en cuartos de Copa por un rival bastante menor, como el Leganés, y camina por la Liga a 17 puntos del líder, el Barcelona, motivos ambos más que suficientes para que el Real Madrid se juegue la temporada a caballo en esta complicada eliminatoria de Champions, con el correspondiente drama de dar por finalizada la temporada a primeros de marzo, situación pocas veces vista en la historia reciente del Real Madrid.

“Estamos acostumbrados a este tipo de partidos y de exigencia. No nos molesta la presión. Llevo aquí 11 años y es normal este tipo de situaciones. Solo tenemos que estar con la mente muy tranquila para poder hacer bien nuestro trabajo”, reflexiona Marcelo.

El segundo capitán blanco, como su jefe, tampoco creen que tengan que demostrar nada a nadie. Ocho títulos en los dos últimos años, tres de las últimas cuatros Champions (2014, 2016 y 2017) y una temporada regular pero en la que ya han ganado tres trofeos son razones más que suficientes para confiar en el Real Madrid: “Sabemos lo que podemos dar y podemos hacer. Que la gente hable mal no nos afecta, como tampoco cuando hablan bien se nos sube a la cabeza”.


 


¿Cristiano vs Neymar?

Las dos principales estrellas de esta noche en el Santiago Bernabéu portarán el «7» y «10». Cristiano Ronaldo, pasado y presente del Real Madrid, contra Neymar, quizás futuro de la entidad blanca. Solo el tiempo lo sabe. Pero la realidad es que nadie quiere centrar la eliminatoria en estos dos jugadores, teniendo en cuenta la pasarela de estrellas que desfilarán por la capital de España y Francia hoy y dentro de tres semanas.

“Sería un error pensar solo en Neymar ni tampoco en su tridente de ataque. Ellos son un colectivo muy bueno y nuestra obligación es pensar en todo el equipo”, analiza Marcelo.
Zidane le da la razón: “Todos sabemos que Cristiano ha ganado cinco balones de oro y cuatro Champions y que Neymar tiene mucha calidad y marca la diferencia, pero es un partido entre Real Madrid y PSG, no un Cristiano contra Neymar”

Eso sí, sean los protagonistas o no, caiga cara o cruz, Neymar reta a Cristiano hoy en el Bernabéu bendecido por su amigo y compatriota Marcelo.

“A la afición del Madrid le gustan los buenos jugadores y Neymar es una estrella mundial. Claro que algún día podría jugar aquí”.

 

Fuente: abc

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *