La hispanovenezolana Muguruza vence a Kuznetsova en primera prueba en RG

Garbiñe Muguruza siempre había estado en la segunda ronda de Roland Garros en sus cinco participaciones anteriores. No podía fallarle a la cita y no lo hizo, a pesar de tener delante a Svetlana Kuznetsova, una campeona de París como ella.

En un partido condicionado por el parón de una hora por la lluvia, la española se deshizo de su rival con un tanteo de 7-6(0) y 6-2. El resultado podía haber sido más contundente si Garbiñe hubiese aprovechado las dos primeras roturas de servicio o el 5-4 con saque en la manga inicial.



Hasta 1 hora y 14 minutos necesitó la pupila de Sam Sumyk para adelantarse en el marcador pero lo hizo con suficiencia. Después de verse abajo con un 5-6 se anotó los 13 siguientes puntos, incluidos los siete de la muerte súbita. Kuznetsova, que acumulaba sólo seis torneos esta temporada en sus piernas por culpa de una operación de muñeca, no estaba para muchas remontadas.

En otro día gris en la capital francesa era difícil mover la pelota por lo pesada de la superficie de juego. Y las palancas de Muguruza eran mucho más grandes que las de su rival, no en vano mide ocho centímetros más. A la vencedora de la edición de 2016 la estaba ayudando su servicio y las constantes subidas a la red para cerrar los puntos: 23/32. Esa táctica le ayudó el año pasado para coronarse en la hierba de Wimbledon.



Hay tenistas que se te dan mejor que otras y Kuznetsova siempre se le ha dado bien a la tenista natural de Caracas. Incluso en la buena época de la rusa. No son casualidad las seis victorias en siete enfrentamientos entre ambas. Garbiñe apretó de salida en la continuación e hizo ‘break’ en el cuarto juego. Disparó el tanteo hasta el 4-1 y ya no dejó escapar el triunfo.

Muguruza se medirá en la segunda ronda con la francesa Fiona Ferro, verdugo de Carolina Witthoeft por 6-4 y 6-2. Ferro, 257 del ranking a sus 21 años, es una de las invitadas de la organización. Cabe recordar que la tercera favorita tiene opciones matemáticas de recuperar el número 1 mundial en París. Las cábalas empiezan a partir de semifinales.



“Sabía que era un partido duro pero estaba contenta de jugar con ella. Me ayuda mucho este partido. Cuando me fui al vestuario por la lluvia sabía que estaba haciendo las cosas bien. Me gusta más jugar con sol pero yo no cambio el cordaje en función del día”, decía la española en las cámaras de Eurosport.

Fuente: marca

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *