Manada venezolana se hace sentir en Pretemporada de la MLB

La embajada venezolana en el Spring Training es inmensa. Es tan grande, que únicamente Estados Unidos, el país sede, y la gran potencia caribeña, República Dominicana, superan en estos entrenamientos primaverales la cantidad de peloteros nacidos en la tierra de Luis Aparicio.

Venezuela ha exportado por encima de 100 jugadores a las prácticas de la MLB año tras año, durante más de una década. Esta vez suman 146, entre aquellos que se encuentran en los rosters de 40 y los que están invitados para buscar un cupo.



Tal cantidad contrasta con los 215 hombres de Quisqueya, el grupo más nutrido en el contingente extranjero por estas fechas en las Grandes Ligas. Todos los demás quedan a la zaga.

La lista no incluye un nombre habitual y muy importante. Carlos González, el campeón bate de la Liga Nacional en 2010, sigue a la espera de un equipo que le ofrezca contrato para 2017. Es el mismo caso que con Franklin Gutiérrez, sólo que el antiguo ganador del Guante de Oro ha sufrido afecciones de salud recientemente, en tanto que CarGo está listo para ponerse el uniforme, si aparece la ansiada oferta.



La situación de CarGo es parte de una pretemporada que le presenta retos considerables a varias de las caras más conocidas de la tropa suramericana. Su bateador más conspicuo, Miguel Cabrera, viene de sufrir su peor cosecha ofensiva, debido a dos hernias discales en la parte baja de la espalda. Su lanzador más laureado, Félix Hernández, viene de realizar apenas 16 aperturas, con la efectividad más abultada de su carrera y también en medio de lesiones. Y su relevista más notable, Francisco Rodríguez, viene de sufrir dos despidos en menos de dos meses.

Se trata de tres jugadores referenciales. Cabrera es el único triple coronado en el último medio siglo de beisbol y es el máximo jonronero y empujador venezolano de todos los tiempos. Ninguno de sus compatriotas tiene más victorias, ponches o innings que Hernández. Y Rodríguez lidera a todos los monticulistas activos en encuentros salvados, al tiempo que ocupa el tope entre sus paisanos tanto en rescates como en número de presentaciones.



Una nueva generación ha ocupado los espacios que aquellos cedieron. De Venezuela es José Altuve, el tres veces campeón bate de la Liga Americana y actual Jugador Más Valioso del joven circuito, bujía e inspiración de los campeones mundiales Astros de Houston. También Carlos Carrasco, colíder en triunfos de la Americana, con más de 200 ponches y 200 innings debajo del cinturón en la justa anterior. Lo es Ender Inciarte, ganador de los últimos dos guantes de oro en el jardín central de la Liga Nacional. Y Salvador Pérez, receptor en los pasados cinco juegos de estrellas, incluyendo cuatro como abridor desde 2014.

De Venezuela también son Elvis Andrus, el campocorto de los Rangers de Texas; Willson Contreras, el joven catcher de los Cachorros de Chicago; Marwin González, el versátil súper utility de los Astros; y Felipe Rivero, el cerrador de los Piratas de Pittsburgh, con su efectividad de 1.67 en las 73 salidas que bordó en 2017.

Todos los equipos en las Mayores tienen venezolanos en sus campos de entrenamiento. Así de grande es la expedición salida de la nación suramericana. Los Medias Blancas de Chicago exhiben el catálogo más nutrido, con 11. Los Marineros de Seattle cuentan con la muestra más pequeña: apenas el Rey Félix.

Fuente: lvbp

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *