Márquez se cae y Crutchlow gana en Australia

El Inglés Cal Crutchlow ganó este domingo el Gran Prix de Autralia, luego de que el campeón Mark Márquez se cayera en la curva 4 cuando lideraba la carrera.

Tras dos días de lluvia, los pilotos afrontaron una jornada de carrera con pista seca, aunque fría, y disfrutaron de diez minutos extra en el warm up para trabajar en la puesta a punto. Esa mejora permitió que Rossi, Viñales y Lorenzo se dejaran ver en esa sesión de entrenamiento, anticipando una mejora de cara a la carrera. A la hora de la salida, Márquez se vio superado por Pol Espargaró, Crutchlow y Aleix Espargaró, pero consiguió colocarse a rueda de Pol en la segunda curva, y se puso líder en la comprometida frenada de la cuarta en la primera vuelta. Y se marchó. Fue aumentando poco a poco su ventaja. Pol perdía terreno y fue superado por Crutchlow y su hermano Aleix, y luego le darían también caza Rossi, Dovizioso y Viñales.Mientras, Márquez se aproximaba a los tres segundos de ventaja en la séptima vuelta. En la décima llegó el error del pupilo de Alzamora. Entró algo pasado a la curva cuatro y, en vez de alargar la frenada, mantuvo la trayectoria, y perdió la rueda delantera cayendo sin poder evitarlo. Fue un sorpresón y eso dejó a Crutchlow en cabeza, que tras deshacerse de Aleix estaba dispuesto a aprovechar al máximo la oportunidad.

carl-crutchlowCal Crutchlow ganó el Gran Prix de Australia

Con la precisión de un reloj, Crutchlow fue rodando de forma constante y sin errores a ritmo de 1:29, y se escapó. Rossi llegó a parecer una amenaza para el del LCR Honda, porque fue capaz de remontar desde la 15ª plaza de la parrilla. Ganó posiciones con facilidad hasta colocarse segundo, pero ese fue su techo esta vez.Crutchlow rodaba con suficiente margen, y Rossi no consiguió bajar sus registros.

Por detrás del piloto de Yamaha la pelea entre Dovizioso y Aleix le permitía rodar tranquilo, porque su pugna impidió que aprovecharan un error de Rossi en el que perdió algunas décimas que impidieron definitivamente que alcanzara a Crutchlow, al que le esperaba en la meta su segunda victoria del año, porque ya ganó en Brno. La de hoy ha tenido más mérito porque, aún siendo cierto que sin la caída de Márquez no la habría conseguido, también es verdad que en esta ocasión ha sido en carrera de seco y sin tener que agradecerle casi nada a la suerte. Su triunfo ha sido, además, el primero de un inglés en Australia. Otro hito para él.

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *