Muguruza abandona en Abierto de Miami

Un abandono se interpuso en el camino de Garbiñe Muguruza en el Open de Miami. Obligada a apearse en octavos de final por cuarta vez consecutiva en seis visitas a Crandon Park, será Caroline Wozniacki quien esté entre las ocho mejores raquetas del segundo Premier Mandatory de la temporada. La de Guatire luchó al máximo en el único set, de una hora y cuarto, que pudo disputar de un partido igualadísimo, de poder a poder, entre dos jugadoras que han sido número dos, la española, y número uno, la danesa.

Justo después de caer en un tie break en el que sólo pudo ganar un punto, pidió ser atendida por el médico, que le tomó el pulso, la tensión y la temperatura, pero la española se tocaba la cabeza. Había sufrido un golpe de calor, consecuencia de los 27 grados y la humedad del 52% registrados este lunes en Miami. Y así, después de unos minutos, el juez de silla anunció que Muguruza se retiraba por “enfermedad”. Su adiós deja un regusto amargo después del partidazo que ambas estaban protagonizando.

La tenista española explicó en rueda de prensa que empezó a sentirse mal al inicio del set, con dolor de cabeza y estómago, y que con el paso de los minutos se fue sintiendo peor y llegó a marearse. Sin embargo, no temió desmayarse en la pista pista, pues ya vivió situaciones similares en el US Open del año pasado y también en el Abierto de Australia. Con un hilo de voz y afectada emocionalmente, explicó que siente “mucha rabia” porque estaba jugando bien y era un partido importante ante una rival de peso.

Con la eterna sensación de que deja escapar puntos muy bien masticados y se lleva los imposibles, Muguruza dio espectáculo en la pista central en Cayo Vizcaíno. Aún estaba esperando su primera oportunidad de tener un set inicial tranquilo en todo el torneo, después del 0-6 que encajó en su estreno ante McHale -llegó a salvar una bola de partido- y el 4-6 con la china Zhang en tercera ronda. Pero tras romper el saque de la nórdica en el primer juego del partido, cedió su saque, encajó un juego en blanco al resto y desperdició en el siguiente turno al servicio un 40-0 a favor.

En una malísima racha de ocho puntos consecutivos para Wozniacki, en 22 minutos se encontró con un 4-1 abajo y Sam Sumyk bajando a la pista para intentar devolverla a la tierra. “Ella no está haciendo nada. Estás en condiciones de ganar los puntos, pero estás siendo un poco generosa”, le decía el francés. Quizás demasiado centrado en su pupila, lo cierto es que la danesa sí lo estaba haciendo bien, siguiendo con el gran inicio de temporada que está haciendo. Pero el bretón tenía claro que si Garbiñe corregía sus errores, llevaría la iniciativa.

Y así fue. Después de mantener su servicio, comenzó el que parecía ser el juego decisivo para llevarse el set, uno de 11 minutos de un nivel altísimo por parte de ambas, en el que la hispanovenezolana se trabajó hasta cuatro bolas de ‘break’. Pelotas a la línea, cruzados brillantes y saques directos, un espectáculo que terminó decantándose del lado de Muguruza, que se llevó cuatro juegos seguidos para el 5-4, el último gracias a un auténtico misil con la derecha.

Pero después, a la montaña rusa le tocó bajar en picado, y cedió su saque, Wozniacki confirmó la rotura y la española forzó el tie breaksalvando una bola de set de su rival. En la muerte súbita, quizá ya con los síntomas de su aparente enfermedad, nada pudo hacer. Sólo pedir asistencia médica, y decir adiós antes de tiempo a un torneo en el que casi nada le ha ido de cara. Puede que el año que viene.

 

Fuente: mundo

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *