Otra Pole para Hamilton la del GP de China

La dictadura de Mercedes parece haber finalizado. A pesar de que Lewis Hamilton consiguió su sexta pole position consecutiva en el Gran Premio de China y le concedió a la marca alemana la 75º en los últimos 150 grandes premios, lo cierto es que ahora está sintiendo la presión de los monoplazas de Ferrari. Hamilton logró un tiempo de 1m 31,6s. y fue el más rápido, superando por solo una décima a Sebastian Vettel, que arrebató el segundo puesto a Valtteri Bottas por una milésima. La explosión de Vettel causó un cierto estupor y decepción en Mercedes, que ya especulaba con la posibilidad de copar la primera línea por primera vez esta temporada.

El dominio de Mercedes en los últimos años ha sido alarmante. En 2016, sin ir más lejos, la escudería alemana ganó 19 de las 21 carreras y logró la primera posición en la parrilla en 20 ocasiones, copando la primera línea ocho veces. Ahora las expectativas han cambiado. Ferrari ganó la primera carrera y amenaza las posiciones de privilegio de las flechas de plata. La distancia ha quedado reducida a la nada y el ritmo de carrera es muy similar. Cualquier circunstancia puede modificar el resultado. Pero también parece claro que la pugna se centrará en estos dos equipos –Raikkonen fue cuarto, a cuatro décimas- porque los Red Bull andan bastante más lejos. El primero de ellos fue Ricciardo, quinto, pero ya a 1,3 segundos.

 

Carlos Sainz y Fernando Alonso quedaron apeados en la segunda tanda. El madrileño se quedó a solo seis centésimas de la décima posición que ocupará el piloto de Williams, Lance Stroll. Y esta vez, se vio superado por su compañero de equipo, Daniil Kvyat, que saldrá desde la novena posición, porque rodó una décima más rápido que el español de Toro Rosso. “En la clasificación va siempre al límite”, señaló Sainz. “Y en la curva dos noté que me faltaba algo de tracción cuando estaba dando mi vuelta rápida en la Q2. Acabé muy cerca de la Q3, pero aquí todo es cuestión de centésimas o milésimas. Cada pequeño detalle es crucial. En carrera iré a por todas y el objetivo son los puntos”.

 

El asturiano sacó lo mejor de su McLaren, pero no consiguió su objetivo de clasificarse para la Q3. Era un sueño más que un reto, porque su monoplaza no ofrece todavía las condiciones idóneas para alcanzar esas posiciones. Pero el asturiano siempre concede algo más de lo que se espera de él. Y la prueba más evidente de ello es la superioridad que siempre demuestra en relación a su compañero de equipo, Stoffel Vandoorne. El belga rodó casi un segundo más lento que el español y partirá desde la 16ª posición.

 

“Me siento fuerte y capaz de tirar al máximo”, indicó el asturiano. “Creo que hemos logrado el segundo milagro en dos carreras. Las previsiones eran muy pesimistas. Según nuestros datos estábamos entre el 17º y el 19º. Acabar 13º es un regalo divino. En la Q2 el motor no arrancaba y tuvimos un poco de estrés. No saben por qué, pero salvamos la situación. La carrera será difícil. Si es en seco, perderemos posiciones porque en la recta nos adelantarán, pero si llueve pueden pasar muchas cosas”.

 

Un accidente del joven piloto de Sauber, Antonio Giovinazzi, impidió a varios pilotos concluir su último intento de vuelta rápida y les dejó fuera en la primera tanda de la clasificación. El caso más flagrante fue el del belga de Red Bull Max Verstappen que iba a buen ritmo y que habría salvado la situación sin excesivos problemas. “Perdona por esto”, le dijeron por la radio desde su equipo. “Es culpa nuestra”. Verstappen había entrado muy acelerado en el taller en su última parada y fue requerido para pasar un control de peso, lo que le hizo perder un tiempo que resultó precioso. Verstappen saldrá desde la penúltima posición, es decir, la última fila, tras rodar a 2,35s de Vettel. También el suizo Romain Grosjean (Haas) perdió su oportunidad y partirá desde la 17ª posición.

 

Fuente: elpais

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *