Pierre Rolland gana 17ma etapa del Giro, Nairo sigue en los punteros

Pierre Rolland logró reencontrarse a lo grande. El ciclista del Cannondale, que no ganaba en una gran vuelta desde 2012, conquistó la decimoséptima etapa del Giro de Italia, carrera que no veía ganar a un francés desde la edición de 2014, con una victoria de etapa de Nacer Bouhanni. Rolland sumó su primer triunfo en Italia y culminó en solitario una gran escapada del día que sirvió para firmar una tregua entre los ‘gallos’ de la general.

Después de la tempestad, la calma. Eso es lo que pasó para los hombres de la general después del fatídico día que vivió el líder en la etapa del martes. Los ‘gallos’ no quisieron pelea en la jornada que arrancaba en Tirano. “Después de lo de ayer, no he tenido más problemas y todo ha ido bastante bien”, decía Dumoulin tras subirse al podio de la general. El del Sunweb vivió una jornada muy tranquila. Una muy numerosa escapada tuvo gran parte de culpa. Sin rivales delante, el espigado corredor se refugió en sus compañeros de equipo para vivir un día mucho más relajado.

Todo parecía indicar que era una etapa para la fuga Y así fue. Corredores con mucho talento como Omar Fraile, Gorka Izagirre, Pierre Rolland, Van Garderen o Monfort saltaban del pelotón muy pronto para formar una escapada que siempre tuvo el beneplácito del pelotón. Rolland coronó en cabeza los dos primeros puertos, el Paso de Aprica y el Paso del Tonale y luego se reagrupaban los corredores antes de que saltara el esloveno Mohoric, que completó en solitario el Giovo, el último puerto del día. Pero todos lo escapado se volvieron a unir en los kilómetros restantes.

Con el pelotón muy lejos, aunque reduciendo distancias para que Polanc no escalara demasiadas posiciones en la tabla (al final logró meterse en el top 10), los ataques en cabeza empezaron a ser constantes, pero no fue hasta que, a falta de 7 para el final, Rolland salió con mucha fuerza que la cosa tomó forma. El francés se iba sin miramientos y detrás nadie se ponía de acuerdo. Una fórmula de éxito siempre en estos casos. Indecisión atrás, convencimiento delante. Y así es cómo Rolland sumó su primer triunfo de etapa en un Giro de Italia y se reencontraba a sí mismo después de muchos años intentándolo en incontables escapadas.

El pelotón llegó a más de siete minutos, muy relajado. Una buena ración de kilómetros (219) para seguir acumulando desgaste en las piernas y que no se duerman de cara a la traca final de este Giro. Serán tres jornadas de alta montaña, de los cuales dos son finales en alto, siendo el primero mañana, en Ortisei (1ª). Primera oportunidad para Quintana y compañía para intentar poner en aprietos a Tom Dumoulin, que sabe que cuenta con el ‘colchón’ de la crono de Milán del último día.

Clasificación de la Etapa

Clasificación General

 

 

Fuente e Imágenes: marca

 

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *