Rafael Nadal comienza ganando en Wimblendon acercándose al N° 1

  • El balear vuelve a ganar en Wimbledon 733 días después
  • Está a cinco victorias de recuperar el número uno mundial

Rafael Nadal ya se encuentra a sólo cinco victorias de recuperar el número uno mundial que perdió el 23 de junio de 2014. El desconocido John Millman, sin victorias en el circuito esta temporada, que entró en liza gracias a su ranking protegido tras ser baja de larga duración por la cadera y con sólo cinco partidos ganados en hierba a lo largo de su carrera, no fue rival para el cuarto favorito del cuadro, vencedor con un marcador de 6-1, 6-3 y 6-2, en 1 hora y 45 minutos.

Leer también: Peter Sagan vence en tercera etapa del Tour de Francia

Después de la tormenta, que suspendió momentáneamente la primera jornada, llegó la calma al cielo londinense. Nadal lo aprovechó para sentirse más seguro en cada uno de sus apoyos. Sólo así se entiende que, a pesar de perder el sorteo, ganó el primer juego del partido desde el resto con un presunto sacador.

Millman, el 137 de la ATP, sólo ganó un punto al saque y fue un servicio directo. Cada vez que había algún tipo de intercambio se movió exclusivamente el marcador del campeón de 15 grandes. El balear disfrutó de cuatro pelotas de ‘break’ más en el tercer juego. Esta vez, el ‘aussie’ sí pudo salvarlas.

Armas en hierba

Rafa se mostraba cómodo con su derecha. Y eso que sus los efectos de la misma se diluían en la moqueta verde. Daba igual. Su adversario no tenía la entidad suficiente para plantar cara a un tenista que hacía 731 días que había disputado su último compromiso oficial en verde. Fue en la segunda ronda de Wimbledon con derrota ante Dustin Brown.

Nadal utilizaba armas propias del césped como los saques abiertos, los tiros cortados, las dejadas y las subidas controladas a la red. Se reclamaba chispa en sus piernas para ser competitivo en el tercer ‘Grand Slam’ y la encontró.

A diferencia de la gira de tierra, el español se tomaba menos tiempo en el momento de poner en juego la pelota. Tampoco lo necesitaba porque en hierba hay poco tiempo para construir las jugadas de manera táctica. En apenas 32 minutos había concluido el asalto inicial con un monólogo de Nadal.

La única situación de dudas para Rafa llegó en el quinto juego de la continuación cuando Millman logró la primera y única rotura del partido. Cedía por 3-2. Su reacción fue un espejismo porque inmediatamente después perdería el servicio. Fue una invitación para anotarse el segundo set. Luego, llegaría el tercero.

El tercer punto en el juego inicial de la tercera manga demostró que la derecha del español funciona. Se sacó un golpe paralelo desde la esquina. Después vino una dejada de revés con efecto contrario que Millman sólo pudo mirar. Tanto virtuosismo acabó con el sexto ‘break’.

Ya está en 850 victorias, el séptimo jugador en conseguirlo después de Guillermo Vilas, Jimmy Connors, Ivan Lendl, John McEnroe, Andre Agassi y Roger Federer.

El siguiente adversario del balear será Donald Young, zurdo igual que él, al que ha derrotado en los dos precedentes y sin ceder un set: Indian Wells 2008 y 2015. Young, 43 del ranking, se aprovechó de la retirada de Denis Istomin cuando el uzbeco ya perdía por 5-7, 6-4, 6-4 y 4-2.

 

Fuente: marca

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *