Rafael Nadal vuela alto hacia la tercera ronda del Open de Australia

Supera al argentino por 6-3, 6-4 y 7-6(4) con una exhibición de buen juego y avanza a la tercera ronda del Open de Australia

El bosnio Damir Dzumhur, 30º del ránking, será su contrincante por un sitio en octavos este viernes

Son partidos como éste los que necesita el número uno del mundo para dejar atrás sus dos meses de ausencia. Con todo el respeto para Víctor Estrella, al que Rafa Nadal aplastó en la primera ronda, Leonardo Mayer se presentaba como un rival más propicio para incomodar al español. Lo decía su mejor ránking (52º), su reciente duelo en el último US Open, donde le birló el primer set, y lo confirmaba él mismo: “Es un rival peligroso”. Nadal pasó el test con nota, 6-3, 6-4 y 7-6(4) en dos horas y 38 minutos, firmando una actuación sobresaliente en la que minimizó los errores y exhibió un juego a la altura del que desplegó durante 2017. Si hace dos días pedía más partidos para recuperar los automatismos, en esta segunda ronda del Open de Australia pareció encontrarlos todos.

Con apenas una decena de errores no forzados, un puñado de golpes marca de la casa y una solidez en su tenis propia del ránking que ocupa, el balear brilló en el sol y en la sombra de la Rod Laver Arena. Restando tan atrás que evitaba los rayos en los primeros compases del encuentro, intentaba adivinar así las intenciones de su oponente con el saque, su mayor arma que desenfunda desde 191 centímetros de altura. Residente en Estepona (Málaga) y amante de la pesca, intentó que desde el otro lado de la red mordieran su anzuelo, aunque Nadal apenas mostró debilidades. Sólo sufrió en el último set de un partidazo, cuando sacaba para ganar y perdió el servicio antes del ‘tie-break’.

El estético revés a una mano del de Corrientes le inquietó en ocasiones, pero pese a su gran actuación no pudo disputarle nunca la victoria. Eso dice mucho de la puesta en escena del zurdo. Nadie sabe si su rodilla está ya totalmente recuperada, pero sus movimientos invitan al optimismo. La siguiente prueba será este viernes por un hueco en los octavos de final contra el bosnio Damir Dzumhur, 30º del ránking, que batió al jugador local John Millman (7-5, 3-6, 6-4 y 6-1).

El amago de rebelión de Mayer

El español rompió el servicio con 2-1 y mantuvo la ventaja. Superó dos opciones de ‘contrabreak’ en el siguiente juego y más tarde tuvo cuatro bolas para una nueva rotura a su favor, pero Leo Mayer conservó el territorio y salió del parcial con entereza. El segundo lo comandó desde el inicio hasta el 6-4 final.

Fue en el definitivo cuando más guerra dio. La manga avanzó igualada, el argentino amagó con la rebelión pese a regalar su servicio con dos dobles faltas y Nadal cedió su saque cuando se disponía a cerrar el choque. El error le obligó a acudir a una muerte súbita que dominó de principio a fin. El número uno se pone serio.

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *