Roger Federer: Indiscutiblemente el más grande

El español se puso por delante cuando tocaba: rompió el saque de su rival al inicio del quinto set. Federer, que ya no podía más, recurrió a la presencia del médico para atajar el temporal. Los masajes iban dirigidos a su pierna derecha. Desperdició seis pelotas de ‘break’ o, mejor dicho, las salvó Nadal. Tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió en el séptimo juego. Federer pasó de estar perdido con 3-1 a dominar por 5-3 y saque. La gloria le esperaba.

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *