Scott Boras da aviso sobre un Muro de Berlín hacia jugadores latinos

Los jugadores latinos alzaron su voz durante las pasadas reuniones entre el sindicato y los propietarios de equipos de Grandes Ligas que se llevaron a cabo en Dallas. Su reclamo fue válido y lograron el objetivo de impedir que se implementara el llamado draft internacional de prospectos.

Fue una victoria de dominicanos y venezolanos. Algunos de sus principales jugadores estrellas se desplazaron hasta la importante ciudad tejana. Un acto que demostró la carencia de egoísmo que existe en un grupo no sería afectado pero que entendió que le correspondía salir en defensa de las generaciones de peloteros del futuro.

“Hicimos lo que nos correspondía. Teníamos que actuar en base a los intereses de los jugadores del futuro de nuestros países. Hubiese sido un acto de egoísmo de nuestra parte si no levantábamos nuestras voces”, dijo Nelson Cruz, uno de los que se opuso de manera abierta al draft internacional.

Durante las próximas cinco temporadas no se tocará ese tema, pero los propietarios y el sindicato de jugadores se vieron en la necesidad de encontrar un punto medio para arribar a la conclusión de la no ejecución del draft internacional. Un tope de inversión por cada equipo para firmar jugadores durante cada verano en países distintos a Estados Unidos, Puerto Rico y Canadá.

Para algunos expertos, un arma de doble filo que deja a medias el triunfo de los jugadores. Así lo entiende Scott Boras, el más importante representante de peloteros de las Grandes Ligas: “Le estamos levantando un Muro de Berlín a esos jóvenes. Ya le habíamos limitado las opciones a los estadounidenses y estamos por debajo de la NFL y la NBA. Ahora hacemos lo mismo con los jugadores latinos”, dijo Boras durante una rueda de prensa en Maryland en donde se llevan a cabo las reuniones otoñales.

Los topes de inversión para firmar jugadores fuera de esos tres países comienzan en 4.75 millones. Se comenzará a implementar a partir del 2 de julio del próximo año. Boras entiende que este tipo de ajuste conducirá a los jóvenes de esos países a emigrar al fútbol y otros deportes: “La FIFA invierte en Venezuela y otros países suramericanos, mientras construye campos de fútbol en República Dominicana. Esos atletas van a recurrir a otros deportes para buscar mejores opciones”, dijo el prestigioso abogado.

De momento, Boras no ha recibido una respuesta de parte de Rob Manfred y Tony Clark, comisionado y representante de los jugadores, respectivamente.

“Cuando se gana 10 mil millones de dólares no es el momento para levantar muros”, agregó Boras con respecto a los amplios beneficios que colectivamente han tenido los equipos de las Grandes Ligas.

Fuente: 7dias

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *