Se entregaron los premios a mejores de la temporada con solo uno de la final.

Ser premiado por lo que se hizo en toda una temporada puede tener un dejo de ironía. Los reconocimientos, por su naturaleza de llegar después de que todo ocurrió, van acompañados de los proyectos que se acercan inexorablemente.

Por las casualidades del beisbol y de su entorno, casi todos mejores de la campaña 2017-2018 ya no están en competencia. La única excepción es Freddy García, propietario del Regreso del Año, que va con Caribes de Anzoátegui a la final contra Cardenales de Lara. El lanzador no estuvo este miércoles, en el Centro Empresarial Polar, para la entrega de los reconocimientos del campeonato. También estuvo ausente el guardabosque dominicano Jesús “Cacao” Valdez, Productor del Año y Jugador Más Valioso, por diligencias para volver a México.

Pero aquellos que estuvieron en el acto no fueron mezquinos con sus planes. Por ejemplo, Guillermo Moscoso, abridor de Tigres de Aragua, recibió el Pitcher del Año y, poco después, informó que tiene una meta: regresar a las Grandes Ligas, tras sus vivencias en el beisbol asiático.

“Hubo una llamada hoy de un equipo y hay una oportunidad de volver a Estados Unidos”, dijo el derecho que estuvo en las Mayores desde 2009 hasta 2013. “Tengo el objetivo de volver a Grandes Ligas. Me siento bien. Mi recta anda en 95 millas y tengo cuatro buenos pitcheos”.

A pocos metros de Moscoso estaba Mike Rojas, piloto de Leones del Caracas y ganador del Manager del Año. Él ya sabe lo que hará los próximos meses: ser timonel de la filial Doble A de los Reales de Kansas y volver con los melenudos.

“Cuando le conté a mi papá (Octavio “Cookie” Rojas, ex jugador de Leones y de las Grandes Ligas) comenzó a llorar”, contó. “Estoy orgulloso de mi equipo. Dimos muchos pasos hacia adelante y veo mucho futuro”.

Aunque para los otros homenajeados el acto resultaba algo novedoso, era una rutina para Hassan Pena, relevista de Navegantes del Magallanes, quien ya posee en su casa cinco premios al Cerrador del Año, todos consecutivos. No existe otro igual. Su prioridad es volver la próxima temporada al circuito venezolano.

“Estos premios se los debo a la consistencia, a mis trainers, a mis compañeros porque son ellos los que toman los batazos que me dan, sin ellos nada de esto fuera posible”, expresó el cubano. “Me gustaría volver. Esta liga me gusta mucho. Esta es mi segunda patria, me he adaptado muy bien y paso mucho tiempo del año en este país”.

Pena, incluso, quiere reforzar al equipo campeón de Venezuela en la Serie del Caribe, así como Loiger Padrón, Set up del Año. El relevista melenudo no tiene nada concreto en México, pero ya hay ofertas. Su objetivo es mejorar su anatomía. “Quiero trabajar en mi físico”, comentó. “Seguir concentrado en trabajar y mantener ese bracito de goma”.

El más tímido fue Alexander Palma, jardinero del Caracas y ganador del Novato del Año. Su visión del futuro es más alejada, pues está puesta la venidera campaña.

“Ya me enfrenté a pitchers de mucha experiencia”, señaló. “Tal vez la próxima el de la experiencia sea yo”.

Fuente: LVBP

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *