Sharapova dijo adiós en Madrid más temprano que tarde a manos de Bouchard

Maria Sharapova, la jugadora que ha estado castigada durante el último año y medio por dopaje, frente a Eugenie Bouchard, la canadiense que la llamó hace unos días “tramposa” y que dijo que la rusa no debería volver a jugar al tenis porque su perdón y su regreso suponían un mal ejemplo para los niños. Y el desenlace fue demoledor: 7-5, 2-6 y 6-4 a favor de la segunda. Por lo tanto, adiós de Masha a Madrid en la segunda ronda.


La siberiana se marchó después de casi tres horas de alta tensión, de un duelo envuelto por la polémica. De un partidazo. El “no deberían dejar jugar a una tramposa en ningún deporte” flotaba en el ambiente. Hubo igualdad en el primer parcial, decantado hacia Bouchard, pero en el segundo Sharapova asestó un golpe y todo hacía pensar que a la rusa, 30 años (siete más que su adversaria) y 35 títulos (por uno solo de la canadiense) no se le podía escapar, por mucho que hubiera regresado a las pistas solo dos semanas atrás, en Suttgart, donde había alcanzado las semifinales. Sin embargo, después de un último set loco, Masha (49 errores no forzados) cedió ante el empuje de Genie y está se citó en octavos con la número uno, la alemana Angelique Kerber.


En la grada (menos de media entrada) se produjo división, los “¡Maria, Maria, Maria!” frente a los “¡Genie, Genie, Genie!”. Y se llevó el gato al agua la segunda, jugadora que irrumpió en la élite como un torbellino –semifinales de Australia y París, y final de Wimbledon en 2014– y se ha quedado por ahora en poquita cosa (60 del ranking), en una tenista por encima de todo comercial, abonada a la publicidad y las redes sociales y demasiado desentendida de la raqueta. El tenis lo tiene, así que lo que le hace falta es centrarse, y a buen seguro que victorias de este calibre le estimulan. Resistió con temple y agallas Bouchard, y al término del partido, miró a los ojos frontalmente a Sharapova mientras ambas se estrechaban las manos para cumplir el protocolo.

La rusa, invitada por la organización del torneo para darle brillo al producto y enganchar a la masa, dijo adiós rápido. Roland Garros (decisión en el aire, el día 16) y Wimbledon (se le complica) quedan entre interrogantes.

 

Fuente: elpais

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *