Suecia avanza a cuartos de finales en el Mundial sin ser contundente

  • Un disparo desviado de Forsberg otorga la victoria a los suecos
  • ​Suecia se clasifica para cuartos por primera vez desde Estados Unidos 1994

Suecia se ha hecho con el pase a los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA™ por primera vez en casi 24 años, con una victoria sobre Suiza por la mínima (1-0), gracias a un disparo de Emil Forsberg, en San Petersburgo.

En un partido disputado con cautela desde los primeros compases, los suecos echaron mano de la fórmula que mejor le ha funcionado hasta el momento: replegarse, defender con solidez y golpear a la contra. Suiza, por lo tanto, ha sido el equipo más activo sobre el terreno de juego cuando ha tenido el balón. Sin embargo, el planteamiento reactivo del conjunto de Janne Andersson ha resultado más fértil. De las poquísimas ocasiones creadas, las mejores han pertenecido a los suecos.

En una especie de guerra de desgaste, conforme avanzaba el cronómetro empezaron a vislumbrarse destellos de posibles momentos desequilibrantes, pero tanto las malas definiciones de unos como la buena suerte de otros los han empañado. Precisamente fue la fortuna la que se encargó de decidir al ganador.

Hasta ahora, Emil Forsberg no había estado a la altura de la etiqueta de gran estrella que le colgaron de camino a esta fase final. Hoy, sin embargo, tras recibir el balón al borde del área, ha metido a los suyos en cuartos de final con un cañonazo que, desviado por Manuel Akanji, se coló por la escuadra.

La enviada de la FIFA Alexandra Jonson, manifestó sobre el equipo sueco, “El sueño continúa para Suecia. No ha sido una victoria precisamente contundente, pero el equipo cumplió con su trabajo y Forsberg silenció las voces críticas que habían surgido últimamente. Gustav Svensson hizo una labor impresionante como suplente de uno de los jugadores fundamentales del equipo, el sancionado Sebastian Larsson. No obstante, los suecos se han llevado un mazazo importante con la baja repentina de uno de sus colosos en defensa, Mikael Lustig, que tuvo que abandonar el campo lesionado. En resumen, el pase a cuartos de final es un logro del que todo el equipo puede sentirse bien orgulloso.

Por su parte en el equipo alpino la contundencia también fue su debilidad y el corresponsal de FIFA reporto lo siguiente, “No es que Suiza haya jugado peor hoy que en otras ocasiones, pero le ha tocado llevar la iniciativa contra los suecos y, una y otra vez, se ha encontrado bajo presión al contrataque. Pero, por encima de todo, en ningún momento consiguió mantener controlado a Forsberg, y su incapacidad para sacar a este jugador del partido resultó decisiva. Suiza no ha logrado hacer historia, pese a tener enfrente un rival asequible, y sus últimos recuerdos de cuartos de final seguirán siendo los de 1954”.

Fuente e imágenes: fifa

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *