Un yaracuyano en la Cuna del Olimpismo, Jorge Rivero

  • 50 GRAMOS PARA UNA MEDALLA

Representar al país en unos Juegos Olímpicos, es el deseo de todo deportista. En este momento traemos a colación, que un yaracuyano ha tenido la honra de estar presente en 3 oportunidades en esta majestuosa competencia; nos referimos al yaracuyano JORGE LUIS RIVERO LÓPEZ, quien participó como Entrenador  del Seleccionado Nacional de Levantamiento de Pesas de Venezuela, en los JJOO de Sidney 2000, Atenas 2004 Río de Janeiro 2016 (con participación indirecta, con atletas, en Beijin 2008).


Rivero en los Juegos Panamericanos 2017 con Dayana Chirinos plata en Juegos Panamericanos 2017

Pero fue, precisamente en la cuna del Olimpismo (Atenas 2004), cuando la Halterofilia Venezolana, emuló a otros deportes y logra colgarse la primera medalla (bronce) en una competencia Olímpica para esta disciplina; proeza a la cual nos referiremos.

 

Nos cuenta Jorge, que este bronce tuvo una historia muy peculiar y hasta jocosa:

“Venezuela obtiene para Atenas 2004, 3 cupos por el método de clasificación: el 1ro para Julio Luna, el 2do para Octavio Mejías y el 3ro para el yaracuyano Amílcar Pernía; este último se lesiona al iniciar la preparación y hubo que sacarlo para buscar el “cuarto” hombre en Venezuela, que era Víctor Castellanos (Falcón), este inicia sus entrenamientos pero se fractura el pulgar derecho. A raíz de esto, la Federación de Pesas decide ir con dos atletas. Pero yo les insistí en buscar el tercer atleta y pudimos reclutar al zuliano Israel Rubio”, comenta Jorge Rivero.

Ya con los tres seleccionados, se van a Bulgaria por 3 meses de entrenamientos, donde Israel obtiene unos buenos resultados, pero no como para ubicarse entre los 10 mejores en Atenas 2004.


Rivero y el yaracuyano Amílcar Pernía en México año 2000

Se van a los Juegos y por cuestiones de organización,  para el diagnóstico de los grupos, le preguntan a Jorge Rivero, que cuál era su apreciación con respecto a Israel Rubio, y responde: ”Puede ocupar el puesto 12”; y es por esto que lo ubican en el grupo B (El “A” era el de las mejores marcas, en teoría y práctica mejor que las de Israel).


Antes del pesaje en las Olimpíadas de Atenas 2004 Rivero con Israel Rubio

A Rubio le costaba hacer el peso en su división (62Kg), y mientras esperaban el llamado para el respectivo pesaje, Jorge le dice.

“Israel, anda al baño a orinar, haz pupú, escupe,  haz lo que sea que te reste  peso”; e Israel le responde con su acento zuliano: “Mirá Jorge, Vos lo q estays es loco, ¿Qué voy hacé pa’l baño si tengo 3 días sin comé pa’ podé mantené el bendito peso”.

No obstante, a regañadiente se metió al baño. Al regresar, viene con una sonrisa pícara de oreja a oreja y le dice a Jorge:

“No lo vay a creé, me senté en el baño y me convertí en un chivo. Boté tres cagarrutas”.

Viene la competencia, e Israel queda empatado en el primer  lugar  del  grupo B  con un coreano. A todas estas, en el grupo A, un rumano y un colombiano, quienes le sacaban al nuestro, unos 15kg, se lesionaron, por lo que las medallas de Atenas 2004 se las colgaron Oro y Plata para China, el bronce fue para el local de Grecia. Por todo esto, tanto el coreano como nuestro venezolano quedaron con diploma olímpico con el cuarto lugar. Pero esto no había terminado. El griego (bronce), resultó positivo en el antidoping, por lo que,  el coreano y el venezolano suben al 3er puesto, pero con la medalla de bronce para nuestro compatriota por peso corporal (Israel pesó 50 gramos menos que el coreano). Y todo atribuido a las 3 cagarrutas ¿Las recuerdan?


Ribero con las medallas de sus pupilas

Jorge Luis Rivero López, por su palmarés, se ha convertido en un entrenador,  casi inigualable.

Jorge “vio la luz” un 11 de marzo de 1957 en San Pablo, hoy capital del municipio Arístides Bastidas. Producto de la unión de una pareja de gran honestidad entre Mario Rivero, quien se desempeñaba como chofer, un gran fan del beisbol y doña Petra López de Rivero.

Radicados, después, en Guama, capital del municipio Sucre del Edo. Yaracuy.  Jorge inicia sus estudios de primaria en el Grupo Escolar “José Tomás González” para continuar luego la secundaria en el popular Liceo “Carmelo Fernández”, Institución donde recibe su título de Bachiller.

Su interés por el deporte, se volcó a las especialidades de Beisbol y futbol, las cuales practicaba con bastante interés y con una destacada actuación. Lejos estaba el incursionar en la halterofilia, a cuya disciplina llegó por “carambola”. Otro buen amigo y yaracuyano lo instó a que siguiera en el Levantamiento de Pesas: Jesús “Pimpo” Elorza, quien lo aupó a que formara parte de la directiva de la Asociación de Pesas del Edo. Yaracuy.


Rivero en ponencia en el Comité Olímpico Venezolano

Empezando casi de cero en una nueva actividad, deportiva como en esa oportunidad, que fue Las Pesas, pero con la convicción de poder hacer el trabajo, Jorge inicia su período dirigencial, Aspecto que abraza la fase de Entrenador para el año de 1978.

Ya como Técnico de Las Pesas, inicia estudios superiores  en el Instituto de Mejoramiento Profesional del Magisterio, donde recibe el Título de Profesor de Educación Física y Recreación.


La égida inicial que catapultó a Jorge en esta especialidad, fueron dos notables Entrenadores, quienes fueron sus Mentores: Juan Ubaldo Medina, destacado Dirigente y Entrenador yaracuyano y el recordado Eddy Díaz (QEPD), a quien Jorge consideraba el técnico más ducho para la lectura de la pizarra en la competencia de Halterofilia

Gracias a su ardua labor en las pesas, el palmarés curricular de Jorge,  se torna sumamente largo, entre lo cual destaca:

  • En varias oportunidades Dirigente del Año
  • Entrenador del año. En varias ocasiones, tanto Estadal como Nacional
  • Ha ejercido como Arbitro Nacional e Internacional
  • Designado instructor de la especialidad para el área, por La Confederación Panamericana De Levantamiento de Pesas.
  • Ha recibido reconocimiento del Comité Olímpico Internacional (COI)
  • Coautor del Sistema de Planificación Moderna de la Halterofilia Venezolana.
  • Ponente en infinidad de cursos de carácter Nacional e Internacional
  • Pero una de los aspectos que más destaca en Jorge Rivero, es que ha sido designado por la Federación Venezolana de Levantamiento de Pesas(FVLP), como Entrenador de Selecciones Nacionales en más de 30 oportunidades en las siguientes competencias:
  • Bolivarianos
  • Centroamericanos
  • Suramericanos
  • Panamericanos
  • Pre-Olímpicos
  • Olímpicos
  • Mundiales
  • Y otros invitacionales Internacionales

Jorge Rivero, como buen amante de la familia nos dice, q además de la satisfacción que le ha generado su actuación y haber recorrido el mundo con esta especialidad, posee algo que le hace causar un mayor orgullo, que son sus hijos: Ana Virginia Y Luis Miguel Rivero Ochoa; fruto de su pasada unión con la Abogada Keyla Ochoa Rojas.


Integrantes de la selección Nacional Femenina de izquierda a derecha Mirufai Morillo (Lara), Ye(senia Lezama (Guárico), Dayana Chirinos (Vargas), Laura Peinado (Miranda), Yusleidy Figueroa (DC), faltan Naryuri Pérez (Yaracuy) y Yaniusca Espinoza (Carabobo), equipo para Centroamericanos

Actualmente, es asesor de la Asociación de Pesas del estado Anzoátegui.  Además, ocupa el cargo de Entrenador jefe del Seleccionado Nacional Femenino que nos representará en el Campeonato Clasificatorio en Guatemala este mismo mes de septiembre 2017, con miras a los Juegos Centroamericanos del 2018. Pero también,  esta Selección seguirá al mando del coterráneo Jorge Rivero, e intervendrán del 23 al 29 de octubre en el Campeonato Mundial en EEUU Y luego en Juegos Bolivarianos del 27 de noviembre al 03 de diciembre en COLOMBIA de este mismo año. En estas competencias, Jorge contará con la actuación en el Seleccionado, de la yaracuyana Naryuri Pérez, a quien dirigió también en RIO 2016 y en el pasado PANAMERICANO 2017. Atleta de la cual estaremos comentando su performance muy prontamente.


La yaracuyana Naryuri Pérez orgullo de Cocorotico en Panamericanos de Toronto 2015

Hasta hoy,  es el Entrenador yaracuyano de mayor renombre en el Deporte de esta Amada Tierra.

Ante este personaje, ante este incansable trabajador, ante este excelente  gran amigo, sin lugar a dudas, hay que quitarse el sombrero

A todo esto, nos preguntamos: ¿Por qué Yaracuy deja perder a sus grandes figuras deportivas?

 

Memorias. Por Aquiles Martínez P.

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *