¿Vuelve el jogo bonito o Neymar tenía razón?

Hace un año a Neymar le plantearon un desafío. “Si pudiera elegir a cualquier jugador del mundo, ¿a quién ficharía para el Barcelona?”. El 11 azulgrana no dudó ni un segundo. “A Coutinho. Creo que es un crack y estaría bien tenerlo aquí”, resolvió el delantero del Barça. La respuesta de Neymar no fue aleatoria ni buscaba quedar bien con el futbolista del Liverpool. Sabía, perfectamente, que en Coutinho podía encontrar un socio perfecto, un socio con el que guarda casi la misma afinidad que tiene con Messi y Luis Suárez. Y aunque todavía no lo puede disfrutar en el Camp Nou, sí lo hace en la canarinha, como en la madrugada del jueves, cuando entre el 11 del Barça y el 10 del Liverpool destrozaron a Argentina en el estadio Mineirão.

neymar-couti

La relación entre Neymar (São Paulo, 24 años) y Coutinho (Rio de Janeiro, 24 años) no es nueva. El paulista y el carioca se conocieron en las categorías inferiores de Brasil. En 2008, se subieron a lo más alto del podio en el MIC, al año siguiente participaron en el Mundial sub-17 de Nigeria y, en 2011, acapararon las miradas de todo el mundo cuando junto a Lucas Moura y Oscar arrasaron en el Sudamericano sub-20. Fútbol dentro del campo, camaradería fuera. Nadie en Teresopolis se extraña cuando ven a Neymar y Coutinho andar todo el día juntos, siempre a pura risa.

couti-y-ney

Con 18 años, Coutinho dejó Brasil rumbo al Inter. Neymar, en cambio, emigró al Barça en 2013, ya convertido en una estrella del fútbol. “Philippe [Coutinho] era muy joven cuando lo hicimos debutar en el Vasco. Tenía 16 años y cualquiera se podía dar cuenta de que era un jugador diferente. No tenía mucho físico, pero era muy agresivo, valiente y muy habilidoso”, explica Dorival Junior, su primer entrenador en el Vasco de Gama. Sufrió su adaptación en Italia, estuvo un semestre cedido en el Espanyol y se consolidó en los reds. Le costó a Coutinho ganarse un lugar en el fútbol europeo, también en su selección.

 

philippe-coutinho-neymar-brazil

De la mano de Tite, Coutinho se comienza a afianzar en el once de los pentacampeones del mundo. Neymar lo agradece. Y, sobre todo, lo agradecen los nostálgicos del jogo bonito. “La esencia del fútbol brasileño es el juego colectivo. Y durante años nos olvidamos de eso, de nuestro fútbol. La sociedad entre Neymar y Coutinho es volver a los orígenes. Se conocen y se entienden. Hablan el mismo idioma con el balón. Como Ney tiene a Messi en el Barça, en la selección tiene a Coutinho”, remata Dorival Junior, que también entrenó a Neymar en el Santos.

 

Mientras Messi sigue en su búsqueda de socios en Argentina, Neymar encuentra el suyo en Brasil, que regresa a su esencia con esta pareja.

Fuente: elpais

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *