Wiliians Astudillo levanto nivel y parece que las ve todas

Willians Astudillo tiene un control asombroso del bate, algo que le permite conectar rectas y envíos quebrados, ya sea arriba o abajo, adentro o afuera, en strike o bolas. Tal vez pudiera golpear pelotas bajo el agua, si existiera un circuito submarino.

El utility de Caribes de Anzoátegui posee una prodigiosa capacidad para hacer contacto, que le ha ayudado a ser un bateador de .300 en Ligas Menores y conseguir su primera gran temporada en la LVBP.

Hasta hace apenas un año, el versátil jugador no había podido alcanzar la consistencia que todavía exhibe en las postrimerías de la campaña 2017-2018.

“Desde las prácticas comencé a esforzarme en mejorar día a día, haciendo las pequeñas cosas que me están dando resultados”, aseguró el paleador derecho.

Esas “pequeñas cosas” tienen que ver con tener una mayor consciencia de lo que hace cuando se para en el plato.

“Antes podría describirse como un tipo de swing libre, pero en realidad se ha hecho más disciplinado y solo busca pitcheos que puede manejar. Aunque en algunos turnos se sale de la de ese plan, pero es algo en lo que ha estado trabajando”, glosó Rouglas Odor, coach de banca de la Tribu y antiguo instructor de bateadores del club. “Le dije que tenía algo que era envidiable en el beisbol: hacer mucho contacto. Pero eso en ocasiones le perjudicaba porque ponía en juego pitcheos malos a los que no conectaba con autoridad. Este año lo ha hecho mucho mejor y esa ha sido la clave para ser efectivo esta temporada”.

Astudillo, de 26 años de edad, ligó para .319 en la eliminatoria y en 12 encuentros de postemporada, incluida la Serie Final, exhibe un sólido .326 (46-15).

“Cuando voy al home intento hacer un buen contacto, ver la bola, identificar el pitcheo, y darle lo más sólido posible hacia medio del campo. Es lo que he hecho a lo largo mi carrera”, señaló Astudillo, como alguien trata de explicar a un no iniciado el secreto de algo que no tiene mayor dificultad.

Y es que cuando se trata de empuñar el madero, Astudillo hace ver todo sencillo. Exhibe una average vitalicio en Ligas Menores de .311 y se poncha una vez cada 32 turnos (3,11%).

“Su principal herramienta siempre fue el bate”, recordó Jesús “Chalao” Méndez, el scout de los Filis de Filadelfia que lo reclutó como agente libre internacional el 15 de diciembre de 2008, a los 17 años de edad. “Cuando se trataba de batear, todo era fácil para él. Siempre hizo contacto cada vez que lo vimos, así que decimos firmarlo. Pero no tenía posición. Jugaba infield, solo que no poseía la velocidad para desempeñarse en segunda, ni el poder para estar en tercera base. Así que lo colocamos detrás del plato y comenzó a hacer el trabajo”.

Astudillo fue considerado por la publicación Baseball America el prospecto número 28 de los Filis, después de la temporada de 2014, cuando terminó segundo en la lucha por el título de bateo de la Liga del Sur del Atlántico (A), con un promedio de .333 y apenas 20 ponches en 436 turnos. Al año siguiente en la Liga del Estado Florida (A+) se erigió como el mejor bateador de la reunión, al conseguir un average de .314. Pero ya no era visto como un catcher de todos los días.

“No lo pudimos retenerlo y se declaró agente libre de Ligas Menores. Siempre estuvo cerca de un título de bateo y lo consiguió. Es versátil y no descarto que puede llegar a las Grandes Ligas como utility”, vaticinó Méndez, director de la academia de Filadelfia en el país. “No luce bien cuando fieldea, pero siempre hace las jugadas de rutina. No tiene un gran brazo, pero lanza a la base correcta. Le pone el corazón a cada jugada y siempre hará todo lo que esté en su alcance para ganar un partido. Es un pelotero de esta liga, con muchos años por delante con buen rendimiento”.

El manager de Caribes, Omar López está de acuerdo en que si Astudillo mantiene el enfoque se puede establecer en el circuito.

“Uno de los factores que le ha ayudado es la experiencia adquirida en los últimos dos años. Sabía que tenía que venir y ser consistente. Antes no había podido lograrlo y pensaba que por lo que hacía en Estados Unidos debía recibir oportunidades, que sí las tuvo, pero no pudo producir y en Venezuela si no resuelves no puedes jugar a diario”, destacó López.

Fuente: LVBP

Te puede interesar

Déjanos aquí tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *